Nueva Edición de la Guía 2021 Wine Up!

Ya teneis disponible la 16ª Edición de la Guía de Vinos y Destilados WINE UP! que contiene la Guía de Vinos Monovarietales 2020-2021 y un adelanto de puntuaciones de la Guía 2021 que elabora su director, Joaquín Parra, desde hace años.

Joaquín es un joven originario de la localidad manchega de Socuéllamos (Ciudad Real) que en 1998 comenzaba a trabajar en el sector del vino. Su evolución como profesional comienza elaborando labores administrativas, técnicas, comerciales y directivas en diversas empresas de su región natal y, en la última etapa, como consultoría y asesoramiento a través de su empresa Wine Up Consulting donde la comunicación y la cata de vinos han sido sus piedras angulares.

Precisamente, de la experiencia de catar y participar en eventos de cata como jurado en diversos concursos (tanto nacionales como internacionales) y, por supuesto, en la elaboración de contenidos temáticos para el portal ecatas.com nació esta guía. El objetivo de la misma está claro: acercar los vinos a los consumidores y profesionales para que puedan conocer de primera mano datos indispensables de este producto, la bodega y -sobre todo- las impresiones en cata en las tres fases: visual, olfativa y gustativa, siendo la única guía del mundo de carácter independiente en facilitar esta información.

Desde el lanzamiento de la Guía WINE UP!, esta nació con vocación digital, por lo que no ha tenido que hacer cambios importantes para adaptarse, ya en 2013 tenía claro cuál era el futuro de las publicaciones. Hacerla gratuita ha sido otro de los secretos de su éxito ya que este comunicador considera que “divulgar contenidos mediante fórmulas de suscripción hubiera sido un error y una barrera para muchas personas interesadas en el sector.”

Esta nueva edición de la Guía, arroja dos datos reveladores: por un lado, el anticipo de puntuación de la Guía 2021, la cual aporta un precio de 14,51 euros de media por botella y 90,85 puntos de media en los cerca de 800 vinos y destilados catados a ciegas. La otra parte de la misma (la que protagoniza la portada) es la de vinos monovarietales, que también crece con respecto al año pasado. Este apartado recoge vinos monovarietales (100%) catados desde septiembre 2019 a julio de 2020. Los más de 650 vinos elaborados con una sola variedad alcanzan los 90.97 puntos y 14.19 euros de media con 63 variedades diferentes catadas.

Esta edición está dedicada especialmente a los hosteleros, quienes muchos de ellos están sufriendo el cierre temporal (o permanente) no sólo de un negocio, si no de su forma de vida, lo que es más dramático aún en un país que debe parte de su prosperidad al turismo (también nuestro modo de vida y envidiado por medio mundo).

Joaquín nos confiesa que “las circunstancias de este aciago 2020 quisieron que el lanzamiento de la edición anual fuera tres días antes del confinamiento al que hemos estado sometidos durante casi tres largos meses. Somos muchos los que directa o indirectamente vivimos de la hostelería. El vino no se entiende sin los bares y restaurantes, quedando “amputado” si lo restringimos al consumo en el hogar. Ahora, a 10 de septiembre y con una situación incierta, estamos viendo que quedan meses muy complicados. Pero también es tiempo de oportunidades. Ahora la cuestión es saber la capacidad de cada uno para adaptarse a las circustancias.

Preguntándole por cuáles son sus impresiones a futuro, Joaquín nos comenta que “España está siendo muy perjudicada económicamente por los acontecimientos acaecidos a causa del coronavirus, pero es el sector del vino uno de los que más lo están sufriendo… ¡Y lo van a sufrir a medio plazo por la caída del consumo a nivel global! Durante más de una década se han fortalecido los departamentos de exportación como una fórmula de salir de la crisis del 2008 y en muchos casos, se olvidaron del mercado interno, mano amiga que no termina de fortalecer la ayuda salvadora prevista.”

Está claro que si el consumo sigue descendiendo, el problema de este año será de precios bajos en la uva y por tanto en el vino porque no todo el mundo tiene capacidad de almacenaje de un año para otro sin posibilidad de gestión comercial. El del año que viene, (si este panorama continúa) el problema será que no se compre uva porque las bodegas no tengan capacidad de almacenamiento físico, ni empuje financiero.

“Durante el confinamiento se publicaba que la venta online estaba salvando a las bodegas, que el consumo de vino en los hogares había incrementado un porcentaje de dos dígitos, pero la realidad es que la venta online no suple -ni de lejos- la caída del consumo en la hostelería. Muchas bodegas no estaban lo suficientemente preparadas para este modelo de negocio y, por otro lado, los grandes operadores trabajan con márgenes igual o superiores a la distribución tradicional. Por lo que, salvo las ventas que haga la bodega a través de sus plataformas ecommerce de forma directa, no hay más beneficio que con otro modelo de venta”, nos termina confesando Joaquín.

Esperamos que este trabajo de comunicación vitivinícola os resulte de utilidad porque el ebook supera ya los 650.000 descargas y que podéis acceder gratuitamente pinchando este link.

 

 

Total Page Visits: 494 - Today Page Visits: 1
COMPÁRTELO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies