Bodegas Dominio de Berzal presenta “Las Laderas de Jose Luís”

Bodegas Dominio de Berzal lanza al mercado uno de los primeros vinos que se comercializan bajo la categoría de “Viñedo Singular”, un vino de “artesanía”, una producción muy limitada de 1.930 botellas.

Para transmitir su esencia, han contado su historia en pequeños relatos reales, basados en sus vivencias de la infancia, recorriendo las viñas que en su momento notaban que eran especiales, pero nunca pudieron imaginarse cuánto.

“Las Laderas de José Luis” procede de una parcela que pertenece a la familia Berzal desde tiempos inmemoriales. Privilegiada por su suelo, estructura, altitud y orientación, aporta a la uva Tempranillo de sus cepas unas condiciones excepcionales.

Su nombre es un homenaje al padre de los tres hermanos que fundaron la bodega (José Luis, Juan Mari e Iñigo Berzal). José Luis Berzal Martínez fue un visionario, atrevido y luchador, que se empeñó en trabajar una finca que otros no quisieron por ser empedrada, dar poca producción y tener mucha pendiente. La llamaban “Las Escaleras”, por sus pendientes escarpadas. Con mucho esfuerzo y sacrificio consiguió labrarla hasta convertirla en un viñedo de gran calidad. Un viñedo especial que tras dos años de acreditaciones consiguieron que les otorgaran la categoría de “Viñedo Singular”.

Han querido que su packaging también sea excepcional, desde su botella, como el etiquetado numerado a mano, su innovador lacrado y una imagen en blanco y negro reflejo de parte de la familia Berzal.

Un vino singular de un viñedo singular

Según la regulación del Consejo Regulador de la DOCa Rioja, un “Viñedo Singular” consiste en “un paraje o sitio rural con características agrogeológicas y climatológicas propias que lo diferencian y distinguen de otros de su entorno, del que se obtienen vinos con rasgos y cualidades singulares.” Una estratificación de las parcelas más especiales de Rioja, con características diferenciales de cada viña y de máxima calidad.

Para poder conseguir este certificado hay que cumplir varios requisitos. Entre ellos: que la uva proceda exclusivamente de las parcelas seleccionadas, que el viñedo tenga más de 35 años, que su producción por hectárea no supere los 5.000 kg/ha y que los vinos elaborados con sus uvas sean sometidos a una doble evaluación cualitativa, obteniendo un resultado de “excelente” (más de 93 puntos) en el análisis organoléptico realizado conforme a la Instrucción Técnica de Verificación del “Viñedo Singular”.

Valorado por Tim Atkin con 95 puntos, “Las Laderas de José Luis” se basa en una filosofía de agricultura sostenible y cuidado al medio ambiente, buscando el equilibrio en la viña, con un vigor limitado. El objetivo con su cultivo es conseguir elaborar vinos de la máxima calidad respetando la esencia del terruño. Para su producción se utiliza 100% uvas tempranillo, seleccionadas y recogidas a mano.

Los racimos se despalillan manualmente, grano a grano, su fermentación y posterior crianza (durante aproximadamente ocho meses) es realizada parte en barricas de roble de 500 l. y parte en depósito de hormigón. La elaboración, crianza, embotellado y almacenamiento del vino se realiza dentro de la misma bodega.

De color rojo picota intenso, en nariz su aroma es potente. Envuelve la copa la fruta roja (cereza picota, granada y casis) bañada de un toque elegante de torrefacto. En boca es fresco y goloso. Se aprecian taninos jugosos de fruta roja como cerezas picotas y granada.

Memoria, entendimiento y voluntad

Los hermanos José Luis, Juan Mari e Iñigo Berzal fundaron en 1999 la bodega actual, situada en Baños de Ebro (Álava), en pleno corazón de Rioja Alavesa. Además de su unión como familia, comparten la misma pasión por el vino, la tierra y su fruto. Innovadores sin perder su identidad, buscan superarse cada día, recogiendo la sabiduría del pasado, transmitida de generación en generación, tradiciones que comparten en la familia desde hace más de un siglo. Valores de dedicación y esfuerzo que les han dejado como legado un compromiso por la autenticidad, esencia que se palpa en cada una de sus botellas.

Sus producciones son limitadas, con uvas seleccionadas de sus 50 hectáreas de viñedos. El 80% es Tempranillo, un 10% Viura, un 5% Graciano y el 5% restante se lo reparten variedades como Mazuelo, Garnacha y Malvasía. Los vinos que se destinan a la crianza reposan y van madurando en barricas bordelesas, de las cuales un 60% son de roble americano y un 40% de roble francés.

Son una familia honesta, trabajadora y con el alma en la tierra, quienes honran su pasado trabajando en el presente con la mirada ilusionada de lo que les depara el futuro.

Total Page Visits: 654 - Today Page Visits: 1
COMPÁRTELO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies